domingo, 13 de febrero de 2011

Petit Bangkok

Después de oír a amigos y compañeros de trabajo hablar del Petit Bangkok, en el que se nos alababan las cualidades de este restaurante, pensé que estaría bien darse un homenaje en un fecha especial y, con cinco semanas de antelación, reservé mesa: "sí, aún me queda algo para dos", me dijeron. Fueron pasando los días y, con ellas, las recomendaciones. Por ejemplo C, de Recursos Humanos, me envió un breve correo en el que desgranaba sus platos estrella: "sopa de leche de coco, curry... todos (de pato, espectacular), los pad thai y los rollitos de entrantes". 


El viernes pasado fue el día escogido. El local es pequeñísimo, en el que la posición de cada mesa está milimétricamente calculada, apenas caben 16 personas. Si a esto le añadimos que la comida es estupenda con raciones generosas, el precio ajustado, el servicio agradable y atento, se entiende que haya que organizarse para poder ir. Los cuatro platos que pedimos estuvieron a la altura de las expectativas, sin excepción. Y el pad thai de pato hizo honor a su fama. Muy recomendable, sí. Lo único malo fue que cenamos en poco más de una hora, por la celeridad con la que sirven los platos. Pero, por lo demás, nada nada que objetar.

2 comentarios:

La Tremolina... dijo...

Don Jafuda:

Necesito que se mude usté a Madrí. Y se convierta en mi "personal gourmet", cual "personal shopper"

PD. Palabra de verificación: "promismi". Estoy en racha.

Jafuda Cresques dijo...

Doña Tremolina,

Lamentablemente, la empresa en la que trabajo no tiene delegación en Madrid. Algún comercial hay, pero nada que pueda servir de excusa para una mudanza. Más fácil seria que se acrcaran Ustedes por aquí, así les preguntaría "¿cómo se han levantado hoy?" y yo, siguiendo su estado de ánimo, les llevaría a ese o aquel restaurante.

Cuídese,
Jafuda