jueves, 17 de febrero de 2011

Misfits

Durante estas últimas semanas varias personas me hablaron de Misfits, serie británica que trata sobre unos jóvenes que, durante su primera hora de trabajo comunitario, obtienen unos poderes por culpa de una tormenta eléctrica. Como con las grandes series, esas que me obligan a quedarme más tiempo del deseado delante del televisor ("sólo un capítulo más, sólo un capítulo más", me engaño), Misfits nos enganchó ya desde la primera escena al escuchar el incomprensible acento de Kelly, la Belén Esteban de la serie.
La serie avanza a cada capítulo, entre los que se entremezclan un humor tan negro como generoso y basto, el misterio o el terror, aunque es el drama el que predomina. La banda sonora también es imprescindible. Los giros de las tramas, que incluyen casi a cada capítulo una grata sorpresa, no sólo mantienen, sino que aumentan el interés y las ganas de saber más. Indudablemente, la fuerza de Misfits recae en sus personajes, estupendamente trazados y con una evolución lógica, por muy sorprendente que pueda parecer. Igual Nathan es el que acapara más protagonismo, lo que también va ligado a su propio ser, pero la serie carecería de sentido sin ninguno de los otros protagonistas y sus poderes. Leo en Wikipedia que la tercera temporada está prevista para otoño de este año, evento imprescindible, ya.

No hay comentarios: