sábado, 29 de enero de 2011

L'escribà

Hará unos meses S, comentando una decepcionante comida en el Escamarlà, dijo que "muy grata la compañía pero dudoso el forraje... Vet aquí la diferència entre els 30€ per barba de l'Escamerlà i els 60€ de l'Escribà". Aprovechando que el día de hoy ha amanecido con sol, a pesar de las predicciones de apocalipsis lluvioso anunciado por los meteorólogos, M y yo hemos decidido dar un paseo por el Puerto Olímpico, parando en L'Escribà para dar fe de las bondades pregonadas por S.

Admito que la cosa no ha empezado bien: han tardado casi diez minutos en ofrecernos la carta, atendiendo antes otras mesas que, a diferencia de nosotros, sí disponían de reserva. Pero ha sido empezar a comer y olvidar los males: de primero, pica-pica Escribà (berberechos, patatas bravas, sardinas y chipirones), luego paella de pescado y, de postre, tarta Angie, coronación a una comida excelentísima. Para beber nos hemos decantado por Las colinas del Ebro (garnacha blanca 2009), más que nada porque ya conocíamos el resto de vinos blancos de la escueta carta. Cosas negativas: el precio, (algo) excesivo, pues triplican el precio de los vinos, por ejemplo, y luego los baños, más cercanos a un chiringuito de playa que no a un restaurante que suelen cobrar 60€ de media.

Lo que importa: hemos salido con el estómago lleno y la sensación de haber disfrutado de una excelente cocina.

viernes, 28 de enero de 2011

The one you love

Esta semana toca Rufus Wainright, al que debería prestar más atención. Es un grande. Me he decantado por The one you love, la primera canción que oí gracias al recopilatorio Puro Cuatro.



jueves, 27 de enero de 2011

Arthur & George

Al igual que a Emeshing siempre le estaré agradecido por haberme descubierto a Stuart MacBride, debo decir lo mismo de S y su recomendación de Una historia del mundo en diez capítulos y medio, de Julian Barnes. No hay novela suya que me haya decepcionado o aburrido: es más, a cada nuevo libro me sorprende, descubro nuevas ideas, conceptos o situaciones que hacen la lectura sea absorbente, directamente inevitable. Es lo que me ha ocurrido con Arthur & George, libro que combina, al igual que en El loro de Flaubert, aunque esta vez siempre bajo el prisma de la narrativa, diferentes géneros: por ejemplo, la investigación, el folletín o las tramas judiciales. Además, sobresalen dos temas: la muerte y la religión, que, según he podido leer, abarcan la siguiente obra de Barnes, Nothing to be frightened of. Como puede leerse en su web, Arthur & George es "a novel about low crime and high spirituality; guilt and innocence; identity, nationality and race; and thwarted passion".

Ésta es la sinopsis de Arthur & George: "En Great Wyrley, un pequeño pueblo de Inglaterra, alguien mata caballos y ganado, y escribe anónimos en los que anuncia el sacrificio de veinte doncellas. Hay que encontrar un culpable, y George, abogado, hijo del párroco del pueblo, es el principal sospechoso. ¿Quizá porque él y su familia son los negros del pueblo? El padre de George es parsi, una minoría hindú, convertido al anglicanismo. George es condenado, pero la campaña que proclama su inocencia llega a oídos de Arthur Conan Doyle, el creador de Sherlock Holmes, quien emprende su propia investigación sobre el caso. Arthur es, además, el reverso del opaco George Edalji, quien sólo quiere ser muy inglés y cree en las leyes. Arthur ya es un escritor famoso, deportista y tiene una mente abierta, incluso al espiritismo. Es un feliz moderno de su época. El caso de Edalji y la intervención de Arthur Conan Doyle, ambos verdaderos, han inspirado esta novela, sostenida por una exhaustiva investigación y por una imaginación vívida."

Siguiente lectura: Der Vorleser, traducida (erróneamente) al castellano como El lector. Sí, la novela que inspiró la película con Kate Winslet. El autor, Bernhard Schlink, es alemán, a quién descubrí por su imprescindible trilogía del detective Selb.

viernes, 14 de enero de 2011

La fée

Esta mañana una usuaria ha entrado en el despacho y ha confundido Zaz con Lady Gaga: terrible. Motivo más que suficiente para dedicarle (a ZAZ, claro) la entrada musical del viernes. Para mí, de lo mejor que he oído en bastante tiempo. Y estupendo acompañante para el coche. La canción: La fée, en castellano, el (¿o la?) hada. Igual el sonido no es el ideal, quién quiera oirlo mejor, aquí.

miércoles, 12 de enero de 2011

El tiempo ya pasó

A principios de diciembre pasado recibí una carta de la universidad en la que se me informaba que ya podía pasar a recoger el título europeo de licenciado. Ni me acordaba: la misma carta había llegado a principios del 2010, aunque unas semanas más tarde se me informaba de que había ocurrido un error, que el título debía volver a emitirse y que ya me avisarían. Pues nada, ayer, después de las semanas de Navidad, en el que la secretaría del centro abría de 10 a 13 horas, no fuera el caso que se herniaran y luego no pudieran seguir tramitando expedientes y traslados, me acerqué por la que fue mi facultad a recoger, más por curiosidad que por necesidad, el dichoso título.

Después de esperar unos quince minutos (había dos personas delante mío, a las que hay que añadir a la típica anciana de "sólo será un segundo, quiero saber cómo se llega a la sala esa donde dan esa conferencia gratis"), en los que aproveché para seguir aprendiendo de Reich-Ranicki, fue atendido por una señora más diligente que amable: "Buenas tardes, venía a recoger el título de licenciado europeo". "El DNI, por favor. Gracias. Ahora vuelvo". Unos cinco minutos más tarde volvía con un folio A3 de muchos colores, como los que se utilizan para envolver regalos de cumpleaños. "Firme aquí. Gracias". "Oiga, ¿y esto para qué sirve?" Sólo entonces levantó la mirada para indicarme que en el título se incluían, por ejemplo, en varios idiomas, una breve descripción de los estudios y sus equivalencias y mis calificaciones académicas (¡horror!), "por si te fueras a estudiar al extranjero". "Con lo que me ha costado llegar hasta aquí...", añadí, aunque no me dejó acabar la frase: "El tiempo ya pasó, ¿no?", inquirió. Pues sí. Supongo que justamente por este motivo desdeño cualquier pensamiento de ampliar horizontes con algún máster, postgrado o, incluso, doctorado: lo mío es simplemente leer y recomendar, el bisturí filológico se lo dejo a los que han hecho de estos estudios una forma de vida, y no un entretenimiento.

lunes, 10 de enero de 2011

Shatter the bones

Ya tengo en casa la última novela de Stuart Macbride, Shatter the bones: "'You will raise money for the safe return of Alison and Jenny McGregor. If you raise enough money within fourteen days they will be released. If not, Jenny will be killed.' Alison and Jenny McGregor -- Aberdeen's own mother-daughter singing sensation -- are through to the semi-finals of TV smash-hit Britain's Next Big Start. They're in all the gossip magazines, they've got millions of YouTube hits, everyone loves them. But their reality-TV dream has turned into a real-life nightmare. The ransom demand appears in all the papers, on the TV, and the internet, telling the nation to dig deep if they want to keep Alison and Jenny alive. The media want action; the public displays of grief and anger are reaching fever-pitch. Time is running out, but DS Logan McRae and his colleagues have nothing to go on: the kidnappers haven't left a single piece of forensic evidence. The investigation is going nowhere. It looks as if the price of fame just got a lot higher!"

La compré el pasado día 5 y hoy, día 10, me ha llegado via MRW. Alegrías varias: por poder disponer ya de lo último de Stuart Macbride, autor capaz de robarme horas de sueño; porque me ha costado 15 euros (portes incluídos), siendo una novedad en tapa dura - no dudo que en España no lo conseguiría por menos de 20 euros; y porque ha llegado antes de lo previsto, en apenas cinco días. No es que tenga prisa en leerlo (allí están el brutal Marcel Reich-Ranicki, luego le llegará su turno a Mario Vargas Llosa), pero no deja de ser un buen síntoma la rapidez con la que han servido el producto.

domingo, 9 de enero de 2011

Perder el tiempo con Resident Evil IV

Breve post: ayer vi la que, de largo, es la peor película que recuerdo en bastante tiempo: Resident Evil IV: Ultratumba. Su título ya lo dice todo. Malos actores (?) y un pésimo guión (¿de verdad que alguien ha cobrado por "eso"?) que elimina cualquier vestigio de una saga que, quizá, en algún momento, pudo llegar a ser algo. Nada, un cúmulo de despropósitos que ni siquiera da pie a la risa o vergüenza ajena. Y pensar que dejé de ver el partido de baloncesto entre el Unicaja y el Barça para verla... Quizá sólo Uwe Boll hubiese podido hacer algo parecido. Terrible.

viernes, 7 de enero de 2011

Diamonds on the soles of her shoes

Copiando a Asane y Txetun, me apunto a eso de la "entrada musical de los viernes". Hoy, Paul Simon y su Diamonds on the soles of her shoes, del más que espléndido disco Graceland. Poco más que añadir a un disco de vinilo que compré en su momento (1987) con la paga semanal y que aún resiste en casa de mi madre.

miércoles, 5 de enero de 2011

Libros para el 2011

Considero la última lectura del 2010 El lloro de Flaubert, traducción de Flaubert's parrot, novela (??) de Julian Barnes que disfruté tanto en inglés que decidí redescubrirla en catalán o castellano - todo dependía del idioma en que me lo regalaran. Me reafirmo en que es uno de esos libros imprescindibles que deberían ir revisándose cada cierto tiempo: la mezcla de estilos (narrativa, ensayo, crítica, histórico, biográfico, terminológico, apócrifo, etc) sólo engrandece una historia que, dentro de su banalidad (por el poco interés que pueda tener que Flaubert utilizara uno u otro loro para su Un coeur simple) desvela, poco a poco, la tragedia personal de un narrador tan lúcido, inteligente como obsesivo. Flaubert's parrot ha sido mi lectura favorita del 2010.

Este año he empezado con Mein Leben (en castellano, Mi vida - ya podría haber demostrado el autor algo más de originalidad), las memorias de Marcel Reich-Ranicki, famosísimo crítico literario alemán denostado, por más de un profesor, en mi época de estudiante en el colegio. Las primeras páginas me han recordado sobremanera a Die gerettete Zunge, del (también) imprescindible Elías Canetti, por su fluidez y su vasto vocabulario. Aún estando en alemán, idioma que no domino tan bien como el castellano, estoy devorando los recuerdos de Reich-Ranicki, judío, polaco y criado en el Berlín de los años 30, en los que su amor por la literatura, el teatro y la poesía y el idioma alemán (aquí coincide con Canetti, ahora que caigo) se entremezclan con el análisis y la descripción de una época terriblemente oscura.

En mi estantería de lecturas pendientes reposan, Arthur & George (Julian Barnes), A dark matter (Philip Kerr), las tres primeras novelas de Ian Banks y el cuarto volumen de las Obras Completas de Mario Vargas Llosa, editado por Galaxia Gutenberg, el que está dedicado a sus ensayos literarios. Allí, junto con La carta por Tirant Lo Blanc, La orgía perpetua (estudio sobre Madame Bovary y su autor, Gustave Flaubert), La utopía arcaica y Cartas a un joven novelista, se ha reeditado Gabriel García Márquez: Historia de un deicidio, "uno de los análisis literarios más concienzudos y creativos que se han escrito en lengua española sobre un autor literario". Si no recuerdo mal, Vargas Llosa y García Márquez se enfadaron poco después de su publicación, cuentan que por culpa de la mujer del primero, ya que, al parecer, el escritor colombiano se le acercó demasiado, provocando no sólo la ruptura de una amistad, sino que Vargas Llosa no quisiera que se reeditara su estudio. Suerte del editor de Galaxia Gutenberg y su capacidad de convicción: Historia de un deicidio es una de esos libros de los que siempre había oído hablar y que, por fin, podré disfrutar.

lunes, 3 de enero de 2011

De buenas notícias

Cada vez es más habitual que mis amigos y conocidos empiecen a utilizar Facebook para dar a conocer sus novedades más importantes. No me refiero a actualizar su estado, donde uno puede escribir lo primero que se le ocurra ("Back in damp dark London" o "4th consecutive day waking up a 1PM... I love Barcelona :))" puedo leer hoy), sino a anunciar aquellos eventos que pueden llegar a cambiar una vida. Si hace justamente un año escribía sobre una defunción narrada via facebook, esta semana me han sorprendido con un compromiso matrimonial ("abrazando el futuro", sentencian acaramelados) y el embarazo de una amiga, en la que el ingenio, la sencillez y la emotividad honran la buena nueva. Aquí, el espléndido vídeo: ¡felicidades pareja!