martes, 30 de junio de 2009

Terrat Pack en Barcelona (2)

Leo en twitter el comentario de The Pinker Tones sobre el espectáculo del fin de semana: "Notas Terrat Pack... Corbacho - 6, Berto - 9,5, Follonero - 5, Buenafuente - 7. Una velada de lo más agradable". Suscribo cada una de sus valoraciones. Lo que me lleva a creer que, quizá, no fue excesivo pagar los 30 euros de la entrada, y más si pienso que Roenick y Saga pagaron 9 euros (¡¡1500 pesetas!!) cada uno para ver Transformers 2.

domingo, 28 de junio de 2009

Terrat Pack en Barcelona

Ayer tuvimos la suerte de ver en el Fórum de Barcelona el Terrat Pack, espectáculo de teatro que integra monólogos de José Corbacho, Berto Romero, Jordi Évole (alias el Follonero) y Andreu Buenafuente. Habíamos comprado las entradas el día que se pusieron a la venta, lo que nos permitió ver la obra desde una posición bastante privilegiada y cercana al escenario.

El primer monologuista fue José Corbacho, quién centró sus relatos en el mundo de la televisión desde el punto de vista de alguien que, en sus años mozos, fue utilizado "como mando a distancia" para cambiar de Tv1 a TV2 y ahora sufre la tiranía televisa de su mujer y su hijo de seis años. De allí surge la explicación, entre otros, sobre el tiempo que necesitan las mujeres para vestirse (tomando la trilogía de El Padrino como referencia temporal) o cómo es el sexo con su mujer cuando su hijo ve la televisión.

Luego le tocó el turno a Berto Romero, el más "teatral" de todos los integrantes, al ser el único que recurrió a su surrealismo familiar para hacer reír a los espectadores. Destacaría las referencias a su abuela como símbolo de fabulación y representación de enfermedades (en el que su piso es lugar de culto y peregrinación por parte de otras abuelas) o las explicaciones sobre el arte de su hermano, carpintero de profesión, que no duda en inspirarse en la abstracción para la montar un armario que apenas sirve para prenderle fuego.

El tercero en aparecer en escena fue Jordi Évole, más conocido como El Follonero. Sorprende que, a pesar de no haber hecho nunca teatro, se desenvuelva estupendamente sobre el escenario y sea capaz de ir improvisando con gracia y mala leche cuando surgen imprevistos. Aunque de su monólogo no hay mucho que destacar, anécdotas de su programa Salvados, juegos de palabras que nacen de llamarle por su diminutivo ("¿Qué tal, Follo?)" y alguna que otra referencia a sus compañeros de gira.

Andreu Buenafuente, con cierto aire a Pepe Rubianes (por la forma de hablar y gesticular), cerró la tanda de monólogos con historias sobre el hecho de ser famoso y lo que conlleva que le pidan autógrafos y fotos constantemente. Me quedo con la narración del hombre que le pidió una foto en plena Gran Vía de Madrid y no llevaba siquiera una cámara para hacerla.

Del espectáculo destacaría el indudable buen rollo que destilan sus cuatro protagonistas, la profesionalidad (se nota el trabajo realizado y la elaboración de los guiones - ¿de dónde sacarán el tiempo?) y la dinámica y velocidad que se imprime a lo largo de las 2 horas de duración. Queda ahora en el aire si habrá una segunda temporada del Terrat Pack: visto el resultado, es necesario e imprescindible. (Aquí, el comentario de Emeshing sobre el Terrat Pack).

jueves, 25 de junio de 2009

Estic Larsson

Hace unas semanas le presté a S La reina en el palacio de las corrientes de aire (en realidad Vergebung, me lo regalaron en alemán), así que el martes, hablando con él por teléfono, le pregunté cómo iba la lectura: "Va bé, ara mateix estic Larsson". De buenas a primeras no entendí el comentario, "qué vols dir?", pregunté; al repetirme el chiste capté el juego de palabras entre la conjugación catalana (primera persona del singular) del verbo "estar" y la fonética del nombre del escritor sueco, Stieg. Como diria Roenick, el resultado del chiste no sería siquiera una sonrisa, sino un "buffff" con cara de circunstancias - aunque al final he acabado cogiéndole cariño a la "ingeniosa" (??) asociación de ideas, sinceramente. De todas formas, lo que más me ha sorprendido es el hecho que se ha llegado a hacer un chiste tomando como referencia a un escritor: exceptuando a Cela ("este viaja sólo cuando tiene la negra", se dijo cuando viajó con una chófer negra por España en los años 80) y Saramago, que debe su fama a Esperanza Aguirre, no recuerdo haber oído más burlas, por ejemplo. Seguramente comentarios así existirán dentro del ámbito literario, pero que traspase esos entornos y acabe siendo utilizado por los lectores a pie de calle (por definirlo de alguna forma), me parece un mérito más de Stieg Larsson.

martes, 23 de junio de 2009

Debería haber sido Clean Young Englishman

En principio, después de finiquitar Saber perder le tocaba el turno a Clean Young Englishman, de John Gale, pero no pude resistirme a la siguiente contraportada: "Un amigo mío, Phil Lomax, me contó que un ciego había disparado con una pistola contra un hombre que le había abofeteado en el metro y había matado a un espectador inocente que leía tranquilo su periódico al otro lado del paseo. Y pensé, maldita sea, igual que las noticias de hoy, las revueltas en los ghettos, la guerra en Vietnam, los actos masoquistas del Medio Oriente. Luego pensé en alguno de los líderes de voz estridente que incitan a nuestros vulnerables hermanos del alma y les hostigan para que se hagan matar, y por último pensé que toda violencia desorganizada es como un ciego con una pistola". Así que estoy disfrutando otra vez, después de Todos muertos, del sórdido Harlem de Chester Himes y sus brutales detectives Coffin Ed y Grave Digger en Un ciego con una pistola. Himes se me está haciendo imprescindible (también, por cierto, para entender mejor al Charlie Parker de John Connolly).

domingo, 21 de junio de 2009

The lovers (y 2)

Uno de los hechos que marcaron la vida de Charlie Parker siendo él un niño fue el suicidio de su padre después de asesinar a dos jóvenes supuestamente indefensos y desarmados. Así que, al carecer de su permiso para ejercer de detective privado, decide pasar el tiempo libre queriendo investigar qué es lo que pasó para que su padre, en teoría un buen policia, no dudara en ejecutar a dos adolescentes. Este es el motor de la nueva novela de John Connolly, The lovers, que he leído en apenas 4 días y que, como siempre, no me ha defraudado. Algo deben tener estas historias para que, 8 novelas más tarde, sigan manteniendo el interés, la emoción y la intensidad.

Sin querer desvelar nada de la trama, lo más destacado es la vuelta de los elementos sobrenaturales que habían quedado en un segundo plano desde El ángel negro: aunque siempre han jugado un papel importante en todas las novelas (con excepción de Los atormentados -en menor medida, allí aparece la figura de El coleccionista- y Los hombres de la guadaña), en The lovers es el eje sobre el cual se construye el enigma de los asesinatos. A este fin regresa el personaje del intrigante rabino Epstein con un papel breve pero importantísimo, lo que quizá lastra las apariciones de Angel y Louis, los escuderos de Parker: apenas una escena al inicio de la trama, luego ya como figuras meramente presenciales. Una lástima, en Los hombres de la guadaña quedó claro que son personajes casi a la altura del propio Parker. Se echa de menos tanto la sensación de desasosiego, tristeza o dolor que impregnan muchas de su páginas, así como el cariz de introspección y autoanálisis. También me ha sorprendido notar el uso indiscriminado de la primera con la tercera persona - creía recordar que Connolly utilizaba sólo la primera persona.

A pesar de estos detalles, creo que The lovers debe situarse al alto nivel de las demás tramas del detective Parker, aún cuando a nivel argumental pierda cierta tenebrosidad en favor de la esperanza y nuevas perspectivas de futuro. Supongo que en España no se publicará hasta mayo del año que viene (es cuando suele se habitual), poco antes de la aparición en los EEUU de The whisperers, la próxima aventura de Charlie Parker, novela en la que ahora trabaja John Connolly. Mi valoración: un 9 sobre 10.

viernes, 19 de junio de 2009

Maratón 100.000 por los animales

Via facebook llego a la siguiente información de la Fundación Altarriba:

"Los próximos tres meses serán cruciales, porque de ellos va a depender que podamos seguir adelante.

Necesitamos 100.000 euros en ese tiempo para poder contrarrestar el efecto de una crisis económica que está llegando hasta nosotros, y por tanto hasta nuestros animales. La suma de las pequeñas devoluciones de recibos, por ejemplo, están alcanzando una suma mensual superior a veces a los ocho mil euros, que van acompañadas de los correspondientes gastos bancarios. Para una entidad que trabaja gracias a la caridad y generosidad particular, con varios refugios y tantos animales, es insostenible.

Familias enteras lo están pasando mal, no descubrimos nada; pero la repercusión sobre nosotros, con cientos de animales bajo nuestra responsabilidad, puede obligarnos a suspender nuestro trabajo después de once años.
* Porque ninguna televisión ofrece maratones a las ONGs animalistas para la recaudación de fondos, y
* Porque el Estado tampoco nos organiza sorteos de lotería ni jornadas de cuestación

Y no tenemos nada que objetar a que se lleven a cabo esos esfuerzos para otras ONGs, sino al contrario: los necesitan y son bienvenidos y efectivos, además de imprescindibles por lo que recaudan y también por lo que enseñan... pero en Fundación Altarriba seguimos empeñados en ofrecer a los animales una tabla de salvación. Obstinadamente empeñados en que nuestro trabajo no desaparezca. Por eso organizamos nuestro propio maratón no-televisivo. No te atenderá la llamada un famoso, ni podrás hablar en directo: solo estarás ayudando de forma pública o anónima, como prefieras, a que podamos seguir atendiendo a los animales y trabajando en su defensa.

Maratón 100.000: Iniciamos este maratón por los animales para obtener fondos. Cien mil euros, es lo que necesitamos para que nuestra actividad pueda seguir adelante.

Los donativos pueden ser desde 1 euro hasta lo que se desee, por eso también son cien mil maratones de 1 euro. En nuestra página web se ofrecerá información actualizada a diario tanto de las donaciones como de los posibles legados que, en estos tres meses, se hagan efectivos.

La donación puede ser pública o anónima, al hacerla o al reflejarla en nuestra web.

"Fundación Altarriba necesita vuestra ayuda para seguir adelante y enjugar los desequilibrios que en los últimos meses estamos sufriendo. Nos vemos en la necesidad también de poner en marcha medidas estructurales para equilibrar gastos e ingresos, salvaguardando como objetivo prioritario la asistencia a los animales a todos los niveles. El resultado de esta campaña determinará si podemos después de once años de trabajo aguantar esta crisis económica global, o si va a arrastrarnos, junto con nuestros animales, como lo está haciendo con tantas personas. Te ruego que nos eches una mano, porque ahora más que nunca necesitamos un difícil esfuerzo solidario de generosidad" .

Gloria Casas
Presidenta del Patronato
15 de junio de 2009"

Aquí, el link con el texto y el formulario para poder realizar la donación.

miércoles, 17 de junio de 2009

The lovers

"I tell myself that this is not an investigation". Con esta frase arranca la última novela de John Connolly, The lovers (Los amantes), que me llegó ayer desde los EEUU via Amazon, lo que ha implicado que dejar Saber perder, de David Trueba, con todas sus tramas a punto de acabar, en el estante. No suelo dejar un libro por otro, pero debo admitir que hacía tiempo que esperaba con ansia las nuevas aventuras del detective Charlie Parker y que los fracasos de los personajes de Trueba ya me estaban cansando. Ya volveré a ellos después de The lovers; luego le tocará el turno a Clean young Englishman, de John Gale, recomendación de mi gran amigo S. Los intentos de John Connolly de dejar descansar al detective (véase Nocturnes, Bad men o El libro de las cosas perdidas) no me han parecido tan logrados, así que las expectativas para una nueva novela de Charlie Parker son siempre altísimas.
El argumento: al carecer de su licencia de detective privado, Charlie Parker trabaja en un bar de Portland y decide pasar su tiempo libre empezando una investigación diferente: una revisión de su propia vida a partir de la muerte de su padre, que se suicidó después de asesinar, supuestamente, a dos amantes adolescentes desarmados. Mientras tanto, una joven huye de un peligro invisible que parece haber acabado ya con la vida de su novio, y un periodista reconvertido a escritor indaga en la vida de Charlie Parker con la esperanza de escribir un ensayo sobre sus "hazañas". Y luego, ocultos, al acecho, como lo han estado durante toda la vida de Parker, están un hombre y una mujer, los amantes del título, que parecen tener un solo propósito, acabar con su existencia...

lunes, 15 de junio de 2009

En ruta: cata de vinos, PAM

Después del éxito de la escapada a Peratallada, L organizó una cata de vinos en dos bodegas de la denominación de origen de Costers del Segre: Baldomà y Castell del Remei. Dormimos en Casa Roca, ubicada en la pequeñísima población de Sant Martí de Barcedana, que queda a unos 8 kilómetros de Vilanova de Meià. En la confortable casa nos trataron de forma correcta, sin poner impedimientos a cambios de última hora, ofreciendo una estupenda cena casera sin reparar en unas generosas raciones.

L programó dos catas para el sábado, la primera en la bodega de Baldomà. Allí, además de degustar y disfrutar con los cinco tipos de vino que nos ofrecieron (Cristiari Blanc, Cristiari Rosat, Cristiari d'Alós, Baldomà selecció y Cristiari Criança - me quedo con el rosado y el d'Alós), comimos unos estupendísimos acompañantes: longaniza, queso de Clua (una población cercana) y coca de recapte de Artesa de Segre. Entramos poco después de las once de la mañana y salimos tres horas más tarde, con una caja de vino rosado bajo el brazo, el estómago saturado, demasiado alcohol en el cuerpo, (cierta) sensación de euforia por haber sido tratados con profesionalidad y proximidad y con la impresión de haber amortizado los 13,50 euros que habíamos pagado por la cata. Nos despedimos sabiendo que, tarde o temprano, regresaremos (el vino y el trato recibido lo merecen) y emprendimos la marcha hacia Castell del Remei.

Allí las cosas no fueron como estaban previstas: con el estómago lleno enfrentarse a un menú degustación de ocho montaditos y un generoso confit de pato tornó en reto (suerte del "catalizador" Gotim Bru), hacía demasiado calor y la cata concertada pasó a ser una breve visita a la bodega con degustación de 1780, uno de sus excelentes vinos tintos. A diferencia de Baldomà, en Castell del Remei imperó una profesionalidad bastante rígida, a pesar de los esfuerzos de su joven representante.

Para acabar el día pasamos por el Monasterio de las Avellanas y Ager antes de visitar las instalaciones del PAM, Parc Astronómic del Montsec: lástima que por la noche el cielo decidió nublarse, de lo contrario el día hubiese sido completo. De todas formas, aún con el cielo encapotado vale la pena acercarse al observatorio y aprender cuatro nociones básicas de astronomía.

domingo, 14 de junio de 2009

Love etc

Escribir sobre una cata de vinos nunca es fácil, así que mientras pienso cómo hilar las palabras y recordar cómo fue todo, una canción que me ronda desde hace unas semanas, Love etc de los Pet Shop Boys: debe ser que ahora me recuerdan a los Pinker Tones.

jueves, 11 de junio de 2009

Millennium I - Los hombres que no amaban a las mujeres

Domingo de la semana pasada fuimos con Emeshing, Adriana y Roenick a ver la primera parte de la trilogía Millennium, Los hombres que no amaban a las mujeres. Las expectativas eran bastante altas: la novela en la que se basa es estupenda, las críticas que había leído y escuchado habían sido positivas y la sala de Diagonal Mar estaba casi repleta.

Para alguien que no ha leído la novela de Stieg Larsson la película está bien: las dos horas y media pasan rápido y de forma entretenida, aunque la sensación de estar viendo un más que correcto telefilme no desaparece hasta bien mediado el metraje. Por cambio, si uno ha disfrutado con el original escrito, apreciará una serie de cambios que, a mi parecer, aunque no lastran la película, sí que rompe con la idea que se palpa en el libro. No me refiero a los inevitables (y necesarios) recortes de trama que sufre la historia, sino en dos aspectos fundamentales: la caracterización de Lisbeth Salander y la gestación de un reportaje periodístico.

Lisbeth Salander aparece en la película como un personaje que, una vez conoce al "grandísimo" periodista Blomkvist, no tarda en abrir su corazón y mostrarse más abierta para con la gente. En la novela, aunque sí que es verdad que con Blomkvist se establece una relación que va más allá, dista mucho de ser sociable o emotiva: se ha suavizado su caracterización, por lo que pierde, creo yo, parte de su encanto y magnetismo. Por otro lado, me ha sorprendido que la gestión (cómo llega Blomkvist a los documentos de Wenerström, las discusiones con los demás miembros de la revista Millennium, etc) haya quedado reducido a unos pocos minutos en pantalla, haciendo creer que el periodista ha orquestado todo el proceso desde una cárcel de mínima seguridad. Teniendo en cuenta el volumen (y tiempo) que le dedica Larsson a todo este proceso, no creo que le hubiese gustado que su meticulosidad quede en casi una anécdota.

En resumen, es una correcta película y una buena adaptación, pero que se ha alejado del espíritu de la novela. Mi valoración: un 6,5 sobre 10.

jueves, 4 de junio de 2009

En Formentera

Una semana de descanso en Formentera da para mucho, por lo que intentaré ser los más breve posible.

Para dormir escogimos el Hostal La Savina, no tuvimos motivos para arrepentirnos: ambiente agradable, trato amable y simpático, habitaciones muy bien decoradas que transmiten calidez y unas vistas espectaculares desde la terraza que da directamente al mar: es una playa pequeña y con poca profundidad en el agua, ideal para poder vigilar a los niños. El café del desayuno invita a pasarse al té, mientras que la cena es correcta. Eso sí, de 19h a 21h los clientes del hotel pueden tomar los mismos platos de la carta a un precio reducido, 6 euros el primer plato, 7,5 el segundo, 3 el postre. En resumen, poco que objetar a un sitio donde nos sentimos bastante a gusto. Valoración: un 7,5 sobre 10.


















Es difícil definir las playas: simplemente son espectaculares, de las que invitan a quedarse todo el día... y parte de la noche. A destacar (si se puede hacer una selección) la playa de Ses Illetes, en las que se cobra entrada para su protección y conservación (2 euros las motos, 4 los coches), Mitjorn, Cala Saona o Es Caló de Mort, donde vale la pena caminar un rato para escapar del complejo turístico y encontrar más de un rincón tranquilo.



A nivel gastronómico destacaría dos lugares: Can Rafaelet, donde vale la pena reservar para conseguir una mesa con vistas al mar (sale a unos 30 euros por persona) y el ShangriLa de San Francesc, donde se combina la comida árabe con un buen ambiente y unos simpáticos anfitriones.

Nuestros amigos nos recomendaron ir en moto por la isla; al fin y al cabo, apenas hay 19 kilómetros de una punta a otra. Lo intentamos, pero como en coche nos sentimos más seguros (y cómodos), optamos por este medio de transporte. Lo ideal sería ir en bicicleta, pero viendo la esforzada cara de los que lo intentaron, que tenían que luchar contra el viento, las cuestas y los demás conductores, recomendamos ir "motorizados".

El problema de Formentera llega con el mal tiempo, hay poca cosa que ver: ambos faros, si acaso una feria (la mejor, la de La Mola), alguna que otra ruina... Suerte del ferry que, con bastante frecuencia, nos deja en 30 minutos en Ibiza.... aunque no sea una opción barata, que digamos.