miércoles, 31 de diciembre de 2008

El último del 2008

Nada mejor que una gran canción para acabar un año que ha resultado ser bastante positivo. Pues eso, God only knows.

martes, 30 de diciembre de 2008

Objetivo cumplido (y 2)

Complementando una primera lista publicada ya hace unos meses, estos son los restantes 23 libros que he leído este 2008.
36. Entre limones (Chris Stewart)
37. La parte del muerto (Yasmina Khadra)
38. La vida a l'abisme (Ferran Torrent)
39. Man in the dark (Paul Auster)
40. En el blanco (Ken Follet)
41. La muerte lenta de Luciana B. (Guillermo Martínez)
42. Suicidio perfecto (Petros Márkaris)
43. The reapers (John Connolly)
44. El último coyote (Michael Connelly)
45. El cervell de Kennedy (Henning Mankell)
46. El jardinero fiel (John Le Carré)
47. La conjura de los necios (John Kennedy Toole)
48. C de cadáver (Sue Grafton)
49. El cadáver arrepentido (Jose María Guelbenzu)
50. Las partículas elementales (Michel Houellebecq)
51. Der Schatten des Schwans (Ulrich Ritzel)
52. El informe de Brodeck (Philippe Claudel)
53. El observatorio (Michael Connelly)
54. Callejón Fleshmarket (Ian Rankin)
55. El chino (Henning Mankell)
56. El largo adiós (Raymond Chandler)
57. Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson)
58. Una historia del mundo en diez capítulos y medio (Julian Barnes)

sábado, 27 de diciembre de 2008

Tres de cine español

La lectura de Sangre que hierve del blog de la Señora Tremolina me recuerda que ya hace días que tenía pensado escribir sobre tres películas españolas que hemos visto estas últimas semanas previo paso por el videoclub: Fuera de carta, 8 citas y Tres días. Sólo la última valió la pena. ¡Qué triste! La sensación de haber tirado el dinero deja siempre un mal sabor de boca.

Fuera de carta: debo rebuscar en mi memoria para encontrar una película peor. Vamos a ver: una historia ya mañida (con numerosas coincidencias con Deliciosa Marta) y en absoluto creíble, personajes de cartón-piedra, tanto por su caracterización como por la evolución interna que sufren, un guión endeble con diálogos artificiales, un final que raya la ciencia-ficción. Además, con Javier Cámara sobreactuando y un Fernando Tejero repitiendo el papel de Aquí no hay quién viva, aunque haciendo de pinche de cocina en vez de portero. Lo peor: ambos optan al Goya al mejor actor y mejor actor de reparto. El argumento (sic), aquí.

8 citas: como idea no está mal, aprovechar las situaciones que se crean en una cita para hacer una película tipo Love actually (salvando las distancias, of course). Que los guionistas fuesen los creadores de la divertida serie de Antena 3 Impares daba pie a la esperanza, pero en el momento de la verdad sólo se salva una frase ingeniosa, cuando un trilero intenta convencer a unos posibles clientes de la legalidad de su juego: "Esto es como el tai-chí: raro, pero legal". Y ya está. Entre el aburrimiento y el sopor destaca el incongruente papel del ex-novio (o ex-pretendiente) de Belén Rueda: en la primera historia es un vividor y un farsante, cuando vuelve a aparecer se trata de un personaje mucho más comedido y centrado en la vida. Más sobre la película, aquí.

Tres días: aún con un argumento bastante pesimista (un meteorito destruirá la Tierra en tres días. Ante la histeria colectiva, Ale, un joven frustrado que vive con su madre y hace chapuzas a domicilio, decide pasar sus últimos días encerrado, emborrachándose y escuchando su música favorita. Pero sus planes cambiarán repentinamente cuando se vea obligado a ayudar a su madre, Rosa, a proteger los cuatro hijos de su hermano ante la llegada de Lucio, un desconocido, ambiguo y desconcertante personaje cargado de oscuras intenciones), el mensaje final es de esperanza - a pesar del inminente final que nos espera. Es una historia que se hace más interesante a medida que avanza y que deja buenas sensaciones. No hay grandes efectos especiales (para eso está Deep impact o Armageddon), no hacen falta: el motor de la trama hay que buscarlo en la defensa que hace el protagonista de unos niños que no considera en absoluto como suyos. De lo mejorcito que he visto este 2008, sin duda alguna.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Resumen literario

Se acerca el 31 de diciembre y, por lo tanto, momento de hacer un breve resumen de lo que ha sido mi año literario, en el que habré leído un total de 58 novelas (o 59, si finalizo Adiós, muñeca, de Raymond Chandler, antes de fin de año). Por lo que se refiere a nivel de calidad no puedo quejarme, aunque quizá ha habido más decepciones que alegrías - aunque estas últimas son las que acabo recordando y, lo que es mejor, recomendando a amigos y/o conocidos.

Decepciones: Al sur de la frontera, al oeste del sol (Haruki Murakami), Un trabajo muy sucio (Christopher Moore), Mil cretins (Quim Monzó), Laura y Julio (Juan José Millás), Lo que sé de los vampiros (Francisco Casavella), Cambres d'acer inoxidable (Ferran Torrent), La muerte lenta de Luciana B. (Guillermo Martínez), Las partículas elementales (Michel Houellebec), El informe de Brodeck (Philippe Claudel) y El chino (Henning Mankell). Especialmente dolorosos ha sido Murakami (por banal, aburrido y en absoluto interesante), Quim Monzó (por lo absurdo e irregular de sus relatos) y Henning Mankell (por mezclar diferentes géneros sin tener en cuenta las consecuencias, y por la inconsistencia de la trama).

Alegrías: Firmin (Sam Savage), Ich bin dann mal weg (Hape Kerkeling), Les benignes (Jonathan Littell), Los atormentados (John Connolly), Man in dark (Paul Auster), Los hombres que no amaban a las mujeres (Stieg Larsson) y Una historia del mundo en diez capítulos y medio (Julian Barnes). Si tuviera que quedarme con una sola de estas novelas me quedaría con Los atormentados, por su capacidad de atracción, la trama y la evolución de su personaje principal, Charlie Parker... aunque Les benignes, a nivel literario (documentación, escritura, etc), todo hay que decirlo, está por encima.

El 2009 empezará con una novela en alemán, Verdammnis, de Stieg Larrson (traducida aquí como La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina - en alemán se acerca más al término de "la maldición", hay algo que no me cuadra) y un estudio sobre literatura de David Lodge, El arte de la ficción.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Branagh como Wallander

Como hace un tiempo hice una compra en la web de la BBC, de vez en cuando voy recibiendo correos con publicidad sobre sus productos y novedades. En uno de sus últimos boletines anunciaban una serie basada en el personaje literario de Henning Mankell (sí, ese al que ya no volveré a leer), el inspector Wallander, interpretado por Kenneth Branagh. Mi primera impresión fue que Branagh, de quién me sigue encantando su Mucho ruido y pocas nueces, tenía que refugiarse en la televisión para seguir trabajando - nada más lejos de la realidad, aparecerá en la próxima película de Tom Cruise, Valkyrie (por cierto, ya sabemos cómo acaba) y en The boat that rocked. Ayer leí en el blog de El Mundo, Asesino un serie, una crítica sobre esa misma serie en la que se pueden leer frases como esta: "'Wallander' es muy buena. De hecho, es todo lo buena que implica la combinación BBC-Branagh-Mankell". Hoy mismo he empezado a disfrutar de la serie, en versión original y sin subtítulos. Un primer vistazo a La falsa pista (Sidetracked) o El cortafuegos (Firewall) ya me hace creer que Branagh es el Wallander ideal: cansado, agobiado por las dudas, identificado con un trabajo que cada vez es menos capaz de entender, etc. Hasta me han dado ganas de sacar las novelas de la caja y recuperar su lectura.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Los hombres que no amaban a las mujeres

Por fin he leído la novela de Stieg Larsson y de la que no había oído ni leído una sola crítica negativa, Los hombres que no amaban a las mujeres. Contiene todos los ingredientes para que sea alabada, por ejemplo: excelentes personajes perfectamente definidos (eso sí, prefiero al periodista Mikael Blomkvist, Lisbeth Salander es tan especial que raya la incredulidad - si acaso, el único gran "pero" que puedo encontrar) que viven una evolución coherente y meditada a lo largo de la novela; una trama policíaca brillante que no sólo se sostiene por sí misma, sino que complementa el resto de historias y las acaba de moldear; finalmente, un fluidísimo estilo narrativo que hace que, por ejemplo, las primeras 100 páginas, donde apenas ocurre algo que luego, aparentemente, pueda tener repercusión en el devenir de los acontecimientos, parezcan en realidad 10.

De todas formas, la resolución de la trama periodística (por llamarlo de una manera) me ha dejado algo frío, supongo que por la magnitud y la trascendencia que se le quiere dar, ya que la historia de desapariciones y asesinatos finaliza unas 100 páginas antes. Por este motivo pienso que sí, que es una novela de podría regalar esta navidades, pero que supongo que acabará siendo desplazada por Los atormentados, Las benévolas o Firmin - dependiendo, claro, quién llegue a ser el agraciado o agraciada. Mi valoración; un 8 sobre 10. Y a la espera, claro está, de leer la segunda parte, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina.

jueves, 11 de diciembre de 2008

El anuncio de El Corte Inglés

Hace unos días vi por primera vez uno de esos anuncios de navidad que hubiese preferido no haber visto, Déjate envolver por la magia, de El Corte Inglés.



A ver si lo he entendido: Empieza con una mujer joven que, de camino al trabajo en una fría mañana de invierno, no le hace caso a un perro abandonado (¿?) que tiene un parecido asombroso con el famoso Pancho. Ya en El Corte Inglés se dedica a reponer género en las estanterias, hasta que su jefa la reclama para una tarea que parece de lo más importante. "¿Es a mi?", se pregunta la protagonista: luego vemos que se dedicará a envolver regalos. Después de unos momentos de desconcierto, nuestra amiga realiza su tarea con esmero, acierto y, lo que parece más importante: ilusión. Raro raro, porque en todo estos años no recuerdo haber visto a ningún/a dependiente feliz y contento por envolver un regalo que no está destinado a él o ella. Más bien he tenido la sensación de todo lo contrario, "mira a este que va regalando xxx por la vida" o "esto se lo pedí a mi novio y tengo que conformarme con esto". Al final del día, a pesar de la larga cola que se forma en su caja (es lo que tiene cuando uno pierde tiempo adornando innecesariamente regalos - por cierto, ¿qué pensará su jefe de tal lentitud y despilfarro de material?) y de haber estado todo el día de pie envolviendo cosas que no serán para ella, sale contenta y satisfecha de trabajar. Eso sí, no hay taxis, ni personas ni : parece que en las inmediaciones de ese Corte Inglés una invasión zombie ha acabado con la especie humana. Y aquí llega lo mejor del anuncio: el simpático "Pancho" sigue en la calle (los zombies no atacan a perros), bien esperándola a ella o bien nadie se ha dignado a recogerlo - cosa que sorprende, sólo de ver sus ojos y ese ilusionante movimiento de orejas ya dan ganas de achucharlo y acogerlo como uno más de la familia. Entonces, la chica, en vez de adoptarlo como suyo (es lo primero que pensé), lo convierte en un ¡carruaje de dibujos animados! que, se supone, debe llevarla a casa. Y todo esto amenizado con música que podría haber salido de Anatomía de Grey y una voz en off que remarca el espíritu mágico de la Navidad. Buff. La verdad, cada vez entiendo menos los anuncios... por no hablar de sus creativos, quienes, de vez en cuando, deben estar bajo el influjo de...

jueves, 4 de diciembre de 2008

Dragostea dragostea dragostea

Leo en El Periódico de Catalunya (otra vez) que "42 músicos superan el 'casting' y podrán tocar en el metro de Barcelona". ¿Pasar un casting? Entonces, el ejemplo de Operación Triunfo ha llegado más lejos de lo que sus creadores jamás imaginaron, jeje. De todas formas, algo me dice que los músicos que esta mañana perpetraban a dúo la ya de por sí imperdonable Dragostea din tei no han pasado por ningún tipo de filtro y carecen de pudor, vergüenza, familia o amigos. Normalmente siempre suena en los pasillos de la estación de Clot música bastante decente, ahora mismo recuerdo canciones protesta a lo Victor Jara o alguna que otra afortunada versión de Blackbird, de los Beatles, etc: ¡hasta he llegado a escuchar el sonido de una cítara! Ahora bien, lo del Dragostea ha sido insuperable: dos personas con un sintetizador que marcaba algo más que la melodía y el ritmo disfrutando con su karaoke, "Vrei sa pleci dar nu ma, nu ma lei/ Nu ma, nu ma iei, nu ma, nu ma, nu ma iei" (eso lo he sacado del google, of course). Lo peor: tener la melodía todo el día en la cabeza. Agotador. Así no pueden salir las cosas bien en el trabajo, en casa...

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Tarifas

Leí en El Periódico de Catalunya las nuevas tarifas de la ATM (Autoridad del Transporte Metropolitano - oséase, bus, tranvía, metro y tren en el área de Barcelona) para el año 2009. A destacar el aumento del 6,94% para la tarjeta T10 (válido para 10 viajes) y del 5,70% para la 50/30 (50 viajes en 30 días naturales), siendo éstas las tarjetas que mayor ventas tienen. Es decir, que de pagar 7,20 euros para 10 viajes pagaremos 7,70. 50 céntimos más., 83 pesetas. Este año el incremento superior al IPC viene dada, dicen los responsables, por la aparición de la T-12, una tarjeta por la que los niños menores de 12 años sólo pagarán 35 euros al año. Qué bien. El aumento queda agravado, por ejemplo, con la ya conocida reducción del tiempo de validez de las tarjetas compradas a lo largo del 2008 (de dos a tres meses) o que la tarjeta 50/30 sea unipersonal: dos personas no pueden viajar con la misma tarjeta.

Es decir, en el fondo se ve que de lo que se trata es de no dejar de cobrar directamente del pasajero (passarell, casi casi que podría traducirse al catalan), por mucho que se enmascare con una potenciación nimia del transporte público. Volvemos a pagar justos por pecadores, por culpa de los gestores de las administraciones (quienes, en realidad, somos nosotros) no son capaces de gestionar ni de ver más allá de sus propios intereses.

Envié el pdf con las nuevas tarifas de El Periódico a varios de mis amigos y éstas han sido algunas de sus reacciones: desde "Com cada any l'IPC se'l passen pel forro, i ens apliquen el doble en la pujada. I després ens diran per justificar-ho que tot plegat és perquè els nens no paguin...", pasando por "Hacer como yo, ¡¡¡no voteis y no recicleis!!!" para llegar a "No me hables, estuvimos en Madrid este finde y el autobús nos costó UN EURO. ¡Me cagoenlaleche!". Como si fueran mías, esas palabras.