domingo, 28 de octubre de 2007

El orfanato

Ayer fuimos a ver El orfanato, una estupenda película de terror que me ha reconciliado con el cine español. Sinopsis: "Laura (Belén Rueda) regresa con su familia al orfanato donde creció, con la intención de abrir una residencia para niños discapacitados. Allí, el pequeño Simón (Roger Príncep), hijo de Laura, comienza a dejarse llevar por unos extraños juegos que generan en su madre gran inquietud, ya que dejarán de ser una mera diversión para convertirse en una amenaza. Una serie de inesperados acontecimientos obligarán a Laura a bucear en el dramático pasado de la casa que de niña fue su hogar" (gracias LaButaca).
No hay mucho que decir sobre la película: está muy bien hecha, un guión sin fisuras y muy trabajado y unos excelentes actores hacen que todo sea creíble, que no haya pie a la fantasía ni la especulación. Destacaré también la escena de la medium, muy muy angustiosa... Hacía tiempo que no salíamos tan satisfechos del cine, con la impresión de haber visto una estupenda película. ¡Además, si hasta los trailers (Beowulf, La invasión, REC) fueron buenos!
Queja: no es la primera vez que, en el centro comercial Diagonal Mar, las máquinas del parking no funcionan correctamente, cobrándote sospechosamente dinero de más. Lo peor es que las máquinas que nunca se estropean son justo aquellas donde está la garita del cobrador del parking, ¿qué raro, verdad? Así que ayer tuvimos que volver allí y pedir que no nos cobraran la hora gratis por haber estado en el cine (habíamos pasado la tarjeta por el aparato validador, pero no funcionó). No nos pusieron ninguna pega para aplicarnos el descuento, lo que no hace más que alimentar las sospechas de juego sucio...
P.D. Añado el link de Emeshing sobre esta misma película, ¡espero que os guste!

Hielo negro

Ayer acabé de leer la estupenda novela Hielo negro, de Michael Connelly, mucho más gratificante de lo esperado. La historia es la siguiente: "Cal Moore, del departamento de Narcóticos, fue encontrado en un motel con un tiro en la cabeza cuando estaba investigando sobre una nueva droga de diseño llamada "hielo negro". Para el detective Harry Bosch, lo importante no son los hechos aislados, sino el hilo conductor que los mantiene unidos. Y sus investigaciones sobre el sospechoso suicidio de Moore parecen trazar una línea recta entre los traficantes que merodean por Hollywood Boulevard y los callejones más turbios de la frontera de México. Una línea fatídica sembrada de cadáveres..."
La trama, aunque pueda parecer algo tópica, está bien planteada y estructurada, y lo mejor de todo, muy bien resuelta. Me sobra el epílogo final, pero claro, siempre hay redención para los héroes, jeje. Es la tercera novela que leo de este autor después de Eco negro y Pasaje al paraíso y, aunque las tres tienen un nivel similar, me ha gustado más esta, la veo como algo más madura que las otras dos (aunque, cronológicamente, ésta sea la segunda que escribió).
Por otro lado, si comparamos Michael Connelly con John Connolly (ver post sobre Perfil asesino), sus novelas policiacas no tienen nada que ver la una con la otra. Si para Connolly el hilo conductor de sus tramas acostumbra ser el dolor y el intento de querer reparar aquello que es irreparable, Michael Connelly prima la historia, la investigación, los giros narrativos y un personaje principal que, a mi parecer, ralla lo típico y tópico: Harry Bosch es solitario, seductor, inteligente, que no tiene miedo a enfrentarse a sus superiores, bla bla bla. ¿Será este el espejo del Corso de Cuatro? Mi valoración de Hielo negro: un 7 sobre 10.

sábado, 27 de octubre de 2007

El número 23

El número 23 "narra la historia de un hombre obsesionado con un libro, cuyo relato parece describir detalles de su vida íntima. El hombre comenzará a sentirse amenazado y desarrolla una paranoia por un número que se repite una y otra vez en todo el libro: el 23". Esta es la sinopsis de la película que vimos ayer por la noche, digno colofón de una semana laboral demasiado larga y acuiciante.
El número 23 debería ser un thriller o una película de suspense, pero aburre, no da miedo y tiene tantos cabos sueltos que, al final, nos quedamos con la sensación de que podría haber sido bastante mejor... o no, para qué engañarnos. Lo más interesante, la continua aparición del 23 en la vida cotidiana, queda finalmente como un símbolo de paranoia y/o autoengaño: me parece que, igual, podría haberse profundizado un poquito más, la numerología y las matemáticas siguen escapando a nuestra comprensión. Valoración: un 4,5 sobre 10. (Anécdota: cuando apagué el DVD el reloj marcaba las... 23:32 horas - inquietante, ¿verdad).
Me olvidé comentar que la semana pasada volví a ver La vida de los otros. Me reafirmo: es de lo mejor que he visto en bastante tiempo. Muy recomendable.

viernes, 26 de octubre de 2007

Receta: Albóndigas de tofu

Ingredientes: ½ paquete de tofu fresco, pan rallado, 1 zanahoria rallada fina, ajo y perejil picado, unas gotas de salsa de soja, 2 cucharadas de sésamo tostado, harina blanca, aceite para freir.

Elaboración: Hervimos el bloque de tofu durante 15 minutos, luego dejamos que se enfríe en un bol y lo desmenuzamos con las manos. Luego rallamos la zanahoria, escurrimos su jugo y la añadimos al tofu. Mientras tanto, doramos ligeramente el ajo picado con un poco de perejil, pan rallado, semillas de sésamo y unas gotas de salsa de soja y añadimos, también, al tofu y la zanahoria. Lo mezclamos todo bien y lo moldeamos, dándole forma de albóndiga. Ya sólo queda rebozarlas en harina blanca y freírlas en aceite muy caliente (cuidado, el aceite muy posiblemente salpique) hasta que se doren. Las colocamos en un plato con papel de cocina y... ¡voilá! C'est tout!

jueves, 25 de octubre de 2007

Stress

Tengo que admitir dos cosas: una, que después de pasarme todo el día delante del ordenador, aceptando peticioes y arreglando problemas varios, al llegar a casa no me apetece demasiado escribir (que es justo lo que estoy haciendo ahora), a pesar de tener bastantes ideas, (lo que, paradójicamente, no deja de ser bastante frustrante). En fin. Por otro lado, debo admitir que envidio a Emeshing, que no sólo siempre tiene algo sobre lo que escribir, sino que, además, encuentra el tiempo y las ganas para hacerlo. A este ritmo se convertirá en nuestro Umbral particular, jeje.
Este fin de semana espero poder añadir alguna que otra receta de cocina (se me acumulan en la libreta, terrible) y comentar mi última lectura (Hielo negro, de Michael Connelly) o la película que veremos el sábado, El orfanato.

domingo, 21 de octubre de 2007

Un funeral de muerte

Después de una comida demasiado contundente, no quedaba más remedio que hacer algo que evitase cualquier esfuerzo físico (y mental, incluso). Así que fuimos al cine sin saber bien qué veríamos. En las taquillas decidimos ver, por eliminación, Un funeral de muerte. La historia es la siguiente: "Una familia inglesa prepara el funeral del patriarca. La tensión crece a medida que las antiguas rencillas entre los hijos surgen de nuevo. La aparición de un desconocido que afirma que el difunto ocultaba un oscuro secreto sólo empeora las cosas, lo que obliga a la familia a tomar medidas drásticas para evitar que el funeral se convierta en un desastre total."
A pesar de lo que se pueda pensar, no es una película que haga broma ni frivolize sobre la muerte: siempre puede haber lugar para el humor. Lamentablemente, este mensaje positivo queda oculto al quedar reducida Un funeral... a cuatro gags ingeniosos y muy divertidos (que me hicieron reír, lo admito), siendo muy reiterativo el recurso de unas pastillas de Valium que, en realidad, no lo son. Valoración: un 6,5 sobre 10.
Dos apuntes más: por un lado, indicar que el título en inglés (Death at a funeral) se acerca mucho más a la trama de la película; y, por el otro, enviar mis recuerdos a ese grupo de adolescentes que celebraron el 16 cumpleaños de una de sus compañeras encendiendo dos bengalas durante el trailer de Michael Clayton. Sin comentarios.

viernes, 19 de octubre de 2007

Perfil asesino

Fue mi padre quién, el año pasado, me recomendó la lectura de Todo lo que muere, de John Connolly: "Es muy bueno, aunque algo... diferente". Y sí, su lectura fue bastante dura de digerir, tanto por el argumento (la historia de un ex-policía que debe encontrar al asesino de su mujer y su hija) como por la manera de narrarla, llena de descripciones lúgubres, oscuras y secas, donde apenas hay un espacio para la esperanza. Nada que ver con el simpático Salvo Montalbano o el siempre cansado Wallander. Pero lo mejor de Todo lo que muere es que, a pesar de su desasegante existir, engancha desde el primer momento, y no deja de sorprender hasta el final. Por este motivo, cuando hace unos días pasé por la biblioteca y vi que Perfil asesino estaba disponible, no dudé en cogerlo.
¿Qué podemos encontrar en la tercera novela del detective Charlie "Bird" Parker (la segunda es El poder de las tinieblas)? Pues "el hallazgo fortuito de una fosa común, a orillas de un lago en el norte de Maine, pone al descubierto un espeluznante asesinato en masa cometido hace más de treinta años. Todos los miembros de una comunidad religiosa, los Baptistas de Aroostook, desaparecieron sin dejar rastro en 1964, y, ahora que sus cadáveres han vuelto al presente como una muda acusación, alguien parece muy interesado en que el misterio quede sin resolver. Pero el pasado regresa con inusitada brutalidad. La primera víctima es Grace Peltier, una estudiante que, al investigar sobre el fanatismo religioso en el estado de Maine, ha ahondado en la vida y el enigmático final de la comunidad de Aroostook. En apariencia, Grace se ha suicidado, pero hay indicios de asesinato más que suficientes para que la familia solicite la intervención del detective Charlie Parker" (gracias Fnac).
Como en Todo... esta novela me ha atrapado desde la primera página, dejándome apenas aliento para pensar en otras cosas. La trama está magnificamente perfilada, narrada y solucionada, a la vez que muy bien documentada (Matilde Asensi debería tomar nota de cómo integrar la información en sus novelas, jeje). Los personajes están muy bien descritos aunque, igual, son algo planos: apenas hay evolución interna - por otro lado, sí que existe evolución con la primera novela. Destacaré al protagonista, Charlie Parker, que trata de redimir el dolor de la pérdida de sus seres más queridos luchando por aquellas almas (tanto de los vivos como de los muertos) que se lo merecen, y al asesino "arácnido" Pudd, de lo más repugnante que haya podido encontrar en los últimos tiempos.
Pues sí, Perfil asesino es uno de esos libros que no dudaré en recomendar... aunque, eso sí, considero imprescindible haber leído antes Todo lo que muere. Valoración: un 9,5.

jueves, 18 de octubre de 2007

Receta: Ensalada de dátiles y naranja

Mientras apuro la apasionante lectura de Perfil asesino, de John Connolly, motivo por el cual apenas actualizo este blog, una rápida y estupenda receta de cocina: ensalada de dátiles y naranja.

Ingredientes: lechuga, naranjas, dátiles y piñones.

Aliño: (zumo de 1 naranja exprimida), aceite y salsa de soja o sal.

Elaboración: Limpiamos y troceamos la lechuga. Luego pelamos la naranja, sin dejar nada de lo blanco, ya que de esta forma le quitaremos el gusto amargo. Luego la troceamos y hacemos lo mismo con los dátiles, extrayendo los huesos. Acto seguido tostaremos los piñones en la paella, sin añadir aceite ni nada, pues los piñones ya lo contienen. Ya sólo queda mezclar todos los ingredientes y añadir el aliño a nuestro gusto. Nota: para el aliño no es imprescindible añadir el zumo de naranja exprimida, todo va en función de la cantidad que "suelte" al trocearlas.
Cuando tenga algo más de tiempo pondré otras recetas, como por ejemplo "albóndigas de tofu" o "potaje de lentejas".

jueves, 11 de octubre de 2007

Receta: Crema de calabaza a la canela

Ayer fue el segundo día del curso de cocina vegetariana y elaboramos tres platos bastante diferentes entre sí, aunque complementarios: Crema de calabaza a la canela, ensalada de quinoa con salsa picante de alcaparras y albóndigas de tofu. Hoy voy a explicar la receta de la crema (para tres o cuatro personas), que puede ir muy bien de cara a la bajada de temperaturas.
Ingredientes:
3 cebollas (cortadas siguiendo, más o menos, la forma de las lunas), 1/2 calabaza pequeña (pelada y cortada en cuadritos), 2 cucharadas de aceite de oliva, sal marina, algas "combo" y canela. Para decorar utilizaremos perejil cortado muy fino.
Elaboración:
salteamos las cebollas cortadas con el aceite y una pizca de sal, durante 12 minutos, sin tapa y a fuego fuerte-medio: cuanto más tiempo esté al fuego, más dulce será la crema.
Luego añadimos la canela, la calabaza, una pizca de sal y agua que cubra un tercio del volumen de las verduras. También podemos ponerle unas cuantas algas "combo", a las que habremos dejado unos 2 o tres minutos antes en agua, para así desalarlas un poquito.
Lo llevamos a ebullición y bajamos el fuego a medio-flojo, lo dejamos cocer durante unos 20 minutos. Y no, no hay que remover ni nada parecido.
Ahora retiramos la canela y hacemos puré (con el turmix) hasta conseguir una consistencia cremosa. Añadimos agua si hace falta. Finalmente, lo decoramos con perejil y... ya está listo.
Notas:
La cebolla es la base del plato y lo que le da esa sensación de dulzura, así que es posible cambiar la calabaza por zanahorias, por ejemplo. Las algas son saladas, aportan minerales y cumplen una función depurativo para con nuestro cuerpo.

Tres cuentos chinos

Hace un rato que he acabado de leer Tres cuentos chinos, de Robert van Gulik, por lo que se trata de unas nuevas aventuras del Juez Di, personaje del que ya había comentado otras novelas: El monasterio encantando, La perla del emperador, El misterio del pabellón rojo y El fantasma del templo. Aqui, "el joven Di, cansado de sus rutinarias tareas burocráticas y deseoso de poner sus conocimientos legales en práctica, consigue ser nombrado juez de Fu Lai -un distrito acerca del cual circulan macabras historias de fantasmas-. Pese a lo que el título pueda hacer suponer, esta primera novela del juez Di es una narración unitaria en la que el audaz magistrado se enfrenta a tres enigmáticos casos que sólo una mente aguda como la suya podrá desentrañar. Las investigaciones sobre el asesinato de su magistrado predecesor, la fantasmal desaparición de una bella joven y la salvaje muerte de un escribiente se entremezclan en esta sorprendente novela". Pues eso.
Supongo que, al tratarse la primera novela sobre este juez (que, por cierto, existió de verdad), el autor quiso centrarse no sólo en la trama detectivesca, sino también en mostrar cómo era la sociedad china de los siglos VI y VII DC. De ahí que otros personajes secundarios, que apenas aparecen en otras novelas, jueguen aqui un importante papel, mostrando tradiciones y aspectos que nos pueden llegar a ser bastante desconocidos. Además, el propio autor añade un extenso epílogo en el que explica, entre otras cosas, que "el presente relato pretende recoger una idea general de cuál era el funcionamiento de un tribunal en la antigua China" (pág. 331).
Por lo que se refiere a la trama en sí, debo reconocer que, entre tanto nombre raro (por ejemplo, Huang Te-hwa, Tsao Liang o Pei Su-niang), me ha costado un poquito seguirla, sobre todo porque las tres historias van ligadas entre sí, y los personajes aparecen y desparecen constantemente. Eso no quita que sea una novela bastante entretenida y amena. Valoración: un 7 sobre 10.

miércoles, 10 de octubre de 2007

Voy a ponerme serio

Leo que Josep Lluís Carod-Rovira, vicepresidente de la Generalitat de Catalunya, comenta en una entrevista al periodico alemán Frankfurter Allgemeine que, si un alemán escribiese en turco, no se consideraria como cultura alemana. De esta forma defiende que no haya ido ningún escritor en lengua castellana a la Feria del libro de Frankfurt, donde la cultura catalana es la principal invitada. Dejando de banda que estos comentarios alimentan las dudas sobre los correctos propósitos, por parte del Institut Ramón Llull (dirigido por el antiguo Conseller en Cap, Josep Bargalló, también de ERC) de invitar a escritores como Eduardo Mendoza o Juan Marsé, reduciendo así considerablemente el prestigio de una narrativa riquísima, son este tipo de argumentos los que más me hacen enfadar.
Las palabras de Carod-Rovira suenan a argumento fácil, endeble y demagógico, con la única pretensión de confundir. De ninguna manera puede extrapolarse una situación como la que aduce el vicepresidente a nuestro país: las lenguas castellanas y catalanas cohabitan aqui desde hace muchísimos siglos, formando parte del mismo acervo cultural. No tiene nada que ver con la cantidad de extranjeros que se han asentado en un país (como pasa en Alemania con los turcos), ni con proximidades geográficas ni nada parecido. Ejemplos: desde la literatura, pasando por la gastronomía, la arquitectura... Igual el problema está en que nuestros dirigentes políticos no saben diferenciar entre cultura catalana y cultura en català - al menos, en lo que la escritura se refiere.
Pero lo peor (creo que ya lo comenté en un post anterior) es que se gastarán 12 millones de euros (2000 millones de pesetas) en hacer publicidad, pagar dietas, comisiones, viajes, castellers y demás chupópteros afines al Govern de la Generalitat. No digo que no sea una inversión necesaria, al fin y al cabo, hay que promocionarse, pero me parece excesivo. ¿Con la mitad (un tercio) no hubiese sido suficiente?
Mientras tanto, nadie es capaz de explicarme porqué la leche Puleva Calcio ha subido su precio en 33 céntimos (alrededor de un 35%) en los últimos 2 meses, o porqué también lo ha hecho el pan o los yogures, y nadie hace nada para pararlo.

domingo, 7 de octubre de 2007

2 películas de Sitges

Junto con Emeshing y Roenick, entre otros, fuimos a ver unas películas del Festival de Cine de Sitges. Es la segunda vez que voy y no, no puedo decir que haya tenido suerte con la elección de las películas. Si el año pasado me aburrí tremendamente con Sisters, cuyo argumento apenas recuerdo (pero sí sé que estaba su director, que seguramente notó la sensación de "oh cielos, ¿qué es lo que he visto?" que reinó en la sala al acabar la proyección), hoy dudaría de si repetir la experiencia... Supongo que lo haría por el hecho de ir y pasar un buen rato con los amigos.
Las películas: An American crime trata de una mujer que, a mediados de los sesenta, secuestró a una niña, la sometió a todo tipo de torturas e instó a sus seis hijos y a varios vecinos a que participaran de este juego macabro. Está basada en hechos reales, lo que aumenta exponencialmente el grado de agobio y angustia del espectador. Está impecablemente realizada y ambientada, mientras que los abusos y desagravios que sufre la niña, por todos conocidos, no se muestran... pero sí que se sienten. No es una película para estómagos delicados. Curiosidad: al principio de la proyección hubieron ciertos "problemas" técnicos, pero que no provocaron indignación, sino risas y alguna que otra broma.
Sobre It is fine. Everything is fine, la definción de Roenick me parece acertadísima: "Si te gusta el porno del chungo y de serie B, esta es tu película". Resumen: el protagonista sufre de parálisis cerebral y tiene fantasías sexuales y asesinas (las acaba matando a todas) con rubias, todo esto amenizado con música de Beethoven o Tchaikovsky: la escena de sexo final es terrible, el músico ruso debe estar revolviéndose en su tumba al ver lo que han con su Lago de los cisnes - ¿dónde está Billy Elliot?. El director, Crispin Hellion Glover, al que reconocereis por su George McFly de Regreso al futuro, estaba en la sala y presentó la película (obvio, si no lo hace él, no lo hace nadie), diciendo que estaría encantado de compartir impresiones con los espectadores, después de la proyección, en el bar. Ahora que lo pienso, debería haber ido para pedirle que nos devolviera el importe de las entradas...

The Pinker Tones en Barcelona

Si no recuerdo mal, The Pinker Tones siempre han defendido que, para interpretar su música en directo, necesitarían por lo menos 12 músicos sobre el escenario, por lo que, hasta que no hubiese llegado el momento, innovarían en sus directos, remezclando siempre sus interpretaciones como si de disc-jockeys se trataran. El viernes pasado tuvimos la ocasión de oir tres de sus temas en versión acústica, y las expectivas de cara a un futuro menos enlatado, no pueden ser más altas. Y eso que el concierto servía para presentar su nuevo disco, More colours!, un doble CD de remezclas que han hecho los amigos y fans del grupo.
El concierto empezó hacia las 22:15h horas, después de una (prescindible) presentación por parte de Risto Mejide. La sorpresa llegó cuando salieron los Pinker Tones y anunciaron que iban a reproducir un set acústico con el que habían actuado en los EEUU, por ejemplo, pero no en España. A pesar de que sólo fueron tres temas, Love tape, Pink Freund (¡cantada en alemán!) y L'heros (interpretada en... francés), se hizo bastante corto. Después de un breve descanso, volvieron los Pinker Tones más reconocibles y volvieron a re-interpretar sus canciones más conocidas: destacaré Sonido Total, que se está convirtiendo en el himno del grupo.
Por lo demás, destacar que fuimos un grupo 12 personas a verlos, alguno de los cuales ni sabía de qué tipo de música se trataba, y que ninguno salió defraudado. Vale la pena no sólo comprar sus discos, sino también verlos en directo.
P.D. Recomiendo la lectura del post de Emeshing sobre el concierto...

Luna de papel

Esta semana he leído la última novela de Andrea Camilleri, Luna de papel, la nueva aventura del siempre eficaz comisario Montalbano. Este el resumen: "Tal vez porque Salvo Montalbano siente más que nunca la onerosa carga del tiempo sobre sus hombros, el lector asiduo del comisario siciliano lo encontrará más maduro y reflexivo que nunca, aunque no por ello menos dispuesto a desenmascarar la impostura y las trampas con que intentan confundirlo y, naturalmente, sin renunciar un ápice a su acostumbrada alergia a los mandos superiores y al juez de turno. El nuevo caso de Montalbano, uno de los más turbios a los que se ha enfrentado, arranca con la desaparición de Angelo Pardo, un solitario y enigmático representante de productos farmacéuticos. El posterior hallazgo de su cadáver en circunstancias no precisamente decorosas plantea una cadena de interrogantes sobre el móvil del crimen, por lo que Montalbano centra su atención en las mujeres más cercanas a Angelo: su hermana Michela, una solterona que bajo sus ropas anchas esconde una voluptuosidad que turba a nuestro comisario; y su amante Elena, la joven y bellísima esposa de un viejo profesor. Sus historias se contradicen y Montalbano, que sospecha que ambas ocultan algo, se esfuerza en sacar agua clara de todo ello. Puesta a prueba por enésima vez su fidelidad a Livia, en esta novena entrega Salvo Montalbano se acerca como nunca a la psicología femenina, al tiempo que se revela contra las primeras manifestaciones del paso del tiempo" (gracias FNAC).
No puedo ser muy imparcial con este autor, ya que he leído todas las novelas del comisario Montalbano. Me pasó algo parecido que con Lorenzo Silva y sus policías Bevilacqua y Chamorro, fue descubrir uno de sus libros y no poder dejar de leernos. De todas formas, aunque éste sea el noveno caso de Montalbano, las novelas pueden leerse de manera individual: obviamente, hay pequeños detalles que se disfrutan mucho más si ya se conocen (como la afición culinaria del protagonista, o la extraña relación que tiene con Livia), pero que no interfieren en modo alguno en la trama, sino que la refuerzan. Mi valoración: un 7,5 sobre 10, al tratarse de una novela muy entretenida que se lee con bastante facilidad (lo que es muy de agradecer) y que mantiene el suspense hasta el final.

Curso de cocina vegetariana

El miércoles pasado empecé una nueva etapa de mi vida: recogido el resguardo de mi título de licenciado, fui a la primera clase de un curso de cocina vegetariana organizado y subvencionado por el ayuntamiento.
El primer día hicimos dos recetas: "Salteado largo de zanahorias y chirivias" y "Libritos de seitan y tofu al pesto". ¡Quedó muy bueno, jeje! Tengo la impresión que será un curso entretenido y ameno, donde aprenderemos no sólo a cocinar, sino a entender el tipo de vida que implica renunciar a comer carne y pescado. Destacaré 2 cosas: el ímpetu de la profesora (con muchas ganas de enseñar y de pasarlo bien) y que, lamentablemente, soy el único hombre de la clase.
En fin, si tengo tiempo, iré colgando aqui las recetas que vayamos haciendo en clase.